THE VIP ROOM.

Aspiró la calada del porro, echó el humo por la boca, alzó la cara y al instante bajó la frente. Miró al suelo, arqueó las cejas, cerró los ojos, suspiró. Parecía que iba a decir algo inteligente, algo interesante, pero:

“-Creo que me voy a mear, me meo vivo.”

Se levantó del suelo y con un paso monótono y cansino –como si le costase andar- se marchó al baño.

Poco después regresó pálido con los ojos amarillos y murmurados:

“-Tengo hambre, joder cómo me suenan las tripas.. Llevo sin comer ni se sabe, no solo de folleto vive el hombre”..

Se acercó a la nevera, echó un vistazo, no le interesó nada. Abrió la puerta de un mueble y exclamó:

“¡Hostias, Patatas con sabor a jamón!”.

Agarró la bolsa, la abrió, rompiéndola hasta que quedó cómo si fuese una bandeja encima de la mesa, ella le enseño un truco de como colocar la bolsa qué vio en el Facebook y se lanzó una tras otra a por las patatas hasta que terminó con ellas.

Después sintió una sed mortal y regresó a la nevera. Entonces, sí que se decidió por algo y empinó sobre su boca una botella de litro y medio de agua hasta que sólo quedó el recuerdo.

Lógico, los dos nos pusimos finos de ese vino azul que entra como como dios y sale como él mismo diablo. Eso sí, a ella tres copitas la ponen perreca y más salida qué el pico de una plancha. Una fiera la nena y más guarra en la cama qué yo, y eso es mucho….

Retornó al suelo ante la mirada estupefacta de todos sus amigos y amigas. Uuuyyyy esto suena a qué anoche hubo una orgia de las qué no se olvidan. Pues a él sí.

“Cuanto vino azul bebi, joder “, pensó

Él nunca se había comportado así…

.. Miro la hora. Bueno pues…

Se preparo un cubata y con este ya se había tomado tres.

No parecía estar borracho, no obstante, jamás le habían visto beber de esa manera después del fieston de anoche. A alguien se le ocurrió preguntar:

“¿Te pasa algo?”

Él miró al interlocutor y gesticuló con la cabeza. Era una negación que confirmaba las sospechas. Algo no iba bien.

A eso de medianoche se acercó a ella. Siempre habían sido buenos amigos, pero ahora no tenía intención de quedarse a las puertas de su casa. Le dijo:

“¿Te acompaño?” Ella asintió con la cabeza, era tarde y estaba cansada.

Para ellos la medianoche comenzaba cuando el amanecer ya se había cumplido hacía tiempo.

Se despidieron dando besos y abrazos por doquier, se pusieron los abrigos, hacía frío, abrieron la puerta del piso y se lanzaron a por el ascensor.

Él le dejó entrar primero, ella pasó con la mirada fija en el suelo.

Una vez dentro del ascensor, él se lanzó a su cuello y ella se contrajo para después mostrarlo un poco más. No sabían cómo iba a acabar la noche hasta que ella decidió parar el ascensor. Media hora estuvieron allí encerados, nadie les pillo. ¿Quién iba a salir o entrar al edificio a las siete de la mañana de un domingo?

Cuando terminaron se compusieron como pudieron y él la acompañó a casa.

Por el camino no hablaron, no sabían bien que decirse.

Llegaron a casa de ella y él la despidió sin mirarla: “Adiós.” Ella hizo lo mismo.

Introdujo la llave en la cerradura con la mirada fija en la cerradura.

De vuelta a casa, la calle se hacía larga y pesada, el silencio era atronador y le empezó a molestar la escasez de vida a su alrededor.

Se paró en un parque y se sentó en un columpio. Eran cerca de las ocho de la mañana, sin embargo, no tenía sueño.

Observó a los viejecillos dar su paseo matutino y a algunos jóvenes pasear a su perro en la mañana.

En un momento dado, vislumbró a una chica sentada en un bordillo, estaba medio dormida y aparentaba haberse bebido medio Manzanares. Joder no soy el único que anoche se pasó de vueltas.

Se aproximó a ella, la despertó: “Vete a casa a dormir, muchacha.”

Ella sonrió y preguntó:

“¿Y mi perro?”

Él no entendía nada, no había visto ningún perro cerca de ella, así que se encogió de brazos.

Ella se pasó nerviosa y chilló: “¡No bromees. ¿dónde está mi perro?”

Él creyó que estaba loca le sóltó un “¿A mí qué cojones me cuentas, chica?,” se dio media vuelta y se largó a casa.

Por el camino, encontró a un chucho que vagaba por la calle con una correa hortera y muy pija de hello kitty y lo persiguió hasta darle alcance.

Cuando lo capturó sonrió, se dijo: “Soy gilipollas , ya veras dónde te metes …” y buscó a la chica del parque hasta que la encontró.

Le entrego su perro, ella le besó en las mejillas, se lo agradeció y le apuntó su número de teléfono en un papel con su nombre por si en otro momento quería tomar algo con ella.

Él se despidió, se colocó la braga de forma que le cubría la nariz y se puso el gorro de la sudadera, hacia frío en Madrid apenas se le veían los ojos y aun así tenía pinta de haberse comido la noche a bocados demasiado grandes.

Llegó a casa, se lanzó a la cama sin abrirla. Se quitó la ropa y durmió hasta el día siguiente.

A pesar de la resaca, se levantó temprano. Agarro la bici y salió para hacer kilómetros, intentaba cuidarse. Llegó a la casa de campo y al girar al lado del lago choco contra otra bici ahí estacionada. No se lo podía creer, era la chica del perro.

Ahora está en rehabilitación y su amiga va todos los días con él.

By THE VIP ROOM

(Enrique Carro Pardo)
Anuncios

Srta. Matahary ♥️

Tras varios meses de filtreo cibernético Caperucita y el lobo decidieron pasar a la acción todos aquellos capítulos románticos relatados en largas sesiones vespertinas de skate.
Ante el mundo real sus papeles no daban lugar a dudas.
Ella era la romántica y desvalida Caperucita, él, el fiero Lobo feroz capaz de comerse a Caperucita de un solo bocado.
Ella sabía perfectamente que tras esos colmillos afilados se escondía un corazón ardiente, tras ese instinto animal, una brillante y humanizada mente, lo demás, eran dulces añadidos que adornaban tal delicatessen.
Quedaron en un hotel de 5 estrellas, la ocasión lo merecía, ella iría vestida con unas capa roja que cubriría su ropa interior, body transparente negro con lazadas en ziczac rojas en la parte del pecho de esa firma tan sensual que la ponía a mil “La Perla”, ligueros negros y medias con costura trasera, zapatos de salón rojos con esos tacones de Manolo Blahnik de infarto y él, con un traje chaqueta negro de Armani, sin corbata, camisa blanca de Purificación García y sus magníficos Sabagos negros.

En su cestita Cáperu llevaba un kit completo de utensilios que serviría para enseñarle como de fieras podían ser las mujeres con el lobo adecuado.

Esta noche Caperucita iba cenarse al Lobo. Él que esperaba una Caperucita dulce, delicada y sumisa, se quedó petrificado ante esa figura femenina que se acercaba contoneando sus caderas, mirada penetrante, con paso seguro y decidido.

Demasiado decidido, demasiado segura, demasiado sensual y femenina pensó.

Sus labios rojos pedían a gritos apoderarse de la boca de su lobo y él, atraído por su embrujo sucumbió, a su boca, hipnotizado, paralizado, ella cogió las riendas…

Lo abordó en la suite presidencial con agilidad felina.

De pronto se vio desnudo sobre la moqueta. Sentada sobre sus muslos, la atacante se desprendía de toda vestimenta. Aún con la capucha puesta solamente podía vislumbrar, dos grandes ojos inundados en lujuria que bajaban vertiginosamente hacia su falo, preparado, ardiente, tenso y brillante, embravecido, rugiendo como un león enfurecido mientras el rojo carmín se confundía entre su glande y aquellos carnosos labios que lamian, apretaban y succionaban, extasiándolo de placer.

Se levantó, él aún tumbado en el suelo inmóvil expectante vio como se posicionan en cuclillas acercando su sexo a su boca y con voz dominante le exigió agárrate a mis culo y devórame, quiero sentir como tu lengua se apodera de mi sexo, quiero sentir mis carnes prietas abiertas en tu boca lasciva, viciosa, sin que dejes un resquicio sin lamer, lame mi perro, lame, hasta que me hagas empalidecer.

Él retiró hacia un lado su body negro introdujo la lengua en sus labios, y como un animal en celo la devoró, mientras sus dedos penetran todos sus ardientes agujeros. Ella comenzó a danzar en su boca, refregando su olor a loba en celo, impulsando sus caderas para ir a el encuentro de su lengua estallando, gimiendo y aullando llegó a un orgasmo. Se retiró la capucha y con voz sensual le dijo al oido
-Y mira lo que ha traído tu Caperucita”-”la cestita de la abuelita”
-Ahora sí que vas a saber lo que esconde Caperucita, ahora si que vamos a follar como en los cuentos, como si no hubiese un mañana.

By. Srta. Matahary❤

Black Marta Tacones.

LA ASFIXIA EROTICA.

La asfixia eróticas, es una manera de obtener placer sexual a través de la disminución de la respiración durante el acto sexual. Esta práctica puede ser realizada por uno mismo o con otra persona.

También es conocida como un juego de AUTOBONDAGE, que mezcla la sumisión, el miedo a la muerte y el dolor.
Históricamente, tiene varios siglos de antigüedad (desde el mil seiscientos está documentada). Es una práctica entre los esquimales y algunos pueblos asiáticos.
Se dice que fue introducida en Europa por soldados franceses cuando regresaron de Indochina. Técnicas utilizadas en los prostíbulos de extremo Oriente para aumentar la sensación del orgasmo.
Las formas más comunes de esta peligrosa práctica, consisten en el auto ahorcamiento, la estrangulación, la sofocación por medio de bolsas de plástico o máscaras y cualquier técnica q sirva para disminuir los movimientos respiratorios al mínimo.

En algunas situaciones, la persona que práctica este tipo de sexo hace uso de anestésicos y gases.

Por lo general, una cuerda o lazo atado alrededor del cuello, es lo más común entre quiénes lo práctican.
Apenas se tienen datos sobre el número de personas que practican está técnica, pero se estima que en Estados Unidos entre 500 y 1000 personas mueren al año por ello.
Numerosos libros, películas y series actuales hacen mención de esta peligrosa práctica sexual. Se menciona en Justine del marqués de Sade, en el Imperio de los sentidos, en la serie House of Cards.
La asfixia erótica, conlleva gran riesgo y ha sido la causa de numerosas muertes: El príncipe Luis Enrique de Borbón, el diputado conservador británico Stephen Milligan, el actor David Carrodine.
El más controvertido, recordemos el caso de Mario Bionda, marido de la popular presentadora Raquel Sánchez Silva.
El marido de la presentadora fue encontrado ahorcado en su piso de Madrid. Todo apuntaba a un suicidio pero la presentadora contó que su marido y su hermana desde bien pequeños, jugaban a apretarse el cuello hasta desvanecerse para reanimarse después.
Y hace unos días, en Vilanova la Geltrú, es encontrada una menor muerta por asfixia erótica, según la autopsia practicada.

” EL MIEDO INCREMENTA EL DESEO Y LA INTENSIDAD SEXUAL”

” EL MIEDO INCREMENTA EL DESEO Y LA INTENSIDAD SEXUAL”

No se trata de un juego. Incluso la muerte auto infringido (suicidio) se está convirtiendo en una EPIDEMIA SIIENCIOSA.
La asfixia erótica puede resultar fatal. No merece la pena.
¡Vamos, digo yo!.

By. Black Marta Tacones

By. Black Marta Tacones

Sandra Perez Aguilera ♥️

Tus caricias son el elixir de mi vida, de todas ellas tú voz varonil y tan obscenamente sensual es la más enloquecedora melodía.

Eres mi deseo ardiente infinito,
que hacen desear tu mente y sus vicios, quiero llenarme de tus fantasías cuando estoy contigo, quiero ser esculpida entre tus manos, mientras con mirada felina derramas en mi tu deseo, dame tu delicioso deseo y déjame saciar mi deseo voraz hasta caer rendida.

Esta vez quiero ser, las más ardiente de tus fantasías.

Libera tus cadenas
no te niegues, acércate, haz realidad mi sueño, tus besos y tus deseos regálame, siente lo que yo siento y con el fuego de tu pasión envuélveme.

Toma mi ternura y mis suaves caricias, transfórmalas en vicio y lujuria, déjame complacer tus fantasías, está vez quiero ser vicio en vez de poesía….

… tómame, ámame, poséeme.

Enrédame con tus excitantes travesuras, entreguémonos a la perversa pasión sin moderación, sumidos en nuestras locas ganas, está vez no quiero amor, quiero que hagas caer en la tentación, para amarme después con el alma y con el corazón, como solamente sabes tú, como solamente se yo, porque pasión sin amor, no es amor.

By. Sandra Pérez Aguilera ❤

THE VIP ROOM… Very Soft.

MEMORIA…

En la sobremesa, aunque sospecho que no es necesario, disuelvo el milagro azulado en la infusión de Ginseng.

Ya lo he ido engatusando durante media mañana mostrando mis carnes a través del delantal, coqueteando con mis pechos al servirle el desayuno y con mis pies bajo la mesa mientras degusta los menús afrodisíacos que me recomendaron.

El contempla mi flirteo silencioso y expectante, me pregunto si disimula no conocer mi juego o resiste la tentación imaginando los intensos placeres carnales que le aguardan.

Cuando veo que está listo, me visto el camisón de seda, lo llevo conmigo a la alcoba y aplacamos los calores sin premura. Cómo bestias, como enamorados a la vez. No es complicado, es simplemente amor en estado puro.

Mi señor, mi señor de armadura oxidada por la mierda del Alzheimer, aquel que hace años provocó que este cuerpo no se apagara, ahora aviva de nuevo la llama de mis anhelos, incluso en sueños convulsiono derramando sobre las ingles mis cálidas pasiones. Mis más guarras fantasías.

Y es que a diario, desde que le diagnosticaron está maldita enfermedad, nos amamos como dos desconocidos que se entregan al deseo carnal por primera vez….

… Suave, con amor, sin el, follando como animales, amandonos cómo lo llevamos haciendo 45 años.

Miestras se pueda, seguiremos estando vivos, no queda otra en esta puta y a la vez maravillosa vida que seguir luchando, con la mejor calidad de vida posible….

…. Te amo y te amare siempre aunque no sepas ni quien soy ni quien eres, para mi siempre seras mi caballero de brillante armadura...

 

📌(Dedicado con todo mi cariño a todas aquellas personas con esta terrible e infame enfermedad y a sus parejas que la sufren mucho no…. Muchísimo.. Os mando toda la fuerza del mundo mundial, coraje y ánimo..por que la necesitáis….Muack enormeeee tan grande como tú, por qué lo eres por mil motivos ♥️)

 

By. The Vip Room… Very Soft.

( Enrique Carro Pardo)

Srta. Ojos Verdes ♥️

No se trata solo de abrirme de piernas, no, no sólo es eso, es mucho más…

…. tienes que hacerme sentir especial, hacerme que te piense todo el día, que tenga fantasías sexuales contigo, que te desee tanto, que me moje con tan solo pensarte.

No abras solo mis piernas, conóceme primero, consiente me, escúchame y hazme sentir especial.

Haz que me sienta segura contigo, que deje mis miedos y así puedas encontrar lo mejor de mi, no tendre miedo de mostrar mi lado más perverso y contarte mis fantasías.

Compláceme cuando te las diga y hazlas realidad.

Hazme el amor, penetrame, acariciame mi monte de venus deseoso que tus dedos lo exploren y cuando este en mi punto máximo de excitación, susurrame al oído lo mucho que me quieres y cuanto disfrutas estar conmigo.

Se romántico, cursi, salvaje, dominante, sumiso, sorprendeme siempre con algo distinto. Se la fiera que calme mi sed de sexo salvaje y desmedido.

Venga dámelo, estas tardando…

By. Srta. Ojos Verdes.

Srta. Sorguiña ♥️

Estoy en nuestro sofá, esperando que vengas.

Sé que entraras a esta hora como siempre, sin hacer apenas ruido, porque sé que te gusta verme como disfruto de mi cuerpo.

Sé que si abro los ojos te veré apoyado en el marco de la puerta, viéndome como me toco.

Sé que te excita verme, pero yo me excito más sabiendo que tú estas ahí, esperando a que te diga que vengas a darme tu placer.

Me estoy tocando por dentro de mi regalo de ayer, esa braguita brasileña que tanta pasión me da solo de recordar como pasabas tu lengua por encima de la tela, mojando hasta la etiqueta.

Mis dedos juegan con mi botón, duro, endurecido cada vez que lo toco, en círculos, presionando hasta hacer que se funda entre mis labios.

Abro los ojos.

Estas como siempre, admirándome como me doy placer.

Inmóvil.

Con tu cara sería pero a la vez que me hace estremecer todos mis sentidos.

Notas que con mi movimiento de muñeca ya están metidos algunos de mis dedos, y me preguntas:

— ¿Cuantos?

Te respondo con un gesto de que lo adivines tú.

En tu cara ahora hay un gesto de sonrisa maliciosa.

Como sabes que esa sonrisa me pone más cachonda.

Sigo tocando mi clítoris, cada vez más rápido y acelerando mi respiración.

No te digo los dedos que entran y salen de tu cueva del placer, pero sabes que luego querré que entren tus dedos.

Sigo follando mi coño, que tanto placer te da y que tantos orgasmos nos ha dado.

Acelero mis movimientos.

Cierro los ojos.

Sé que sigues en tu sitio, mirando como me doy placer.

Esa situación tuya, en la que te quedas mirando el cuerpo de la zorra que llevo dentro y que sale cuando me masturbo te hace excitarte más.

Sé que dentro de tu bóxer, ya tienes la dureza perfecta para que yo la deguste, pero también sé que eres de los hombres que les gusta recrearse en el cuerpo de ella, en este caso, del mío.

No quiero abrir los ojos, solo disfrutar de mi segundo orgasmo, porque ahora si que voy a explotar de verdad.

Siento como uno de tus dedos aparta ese trozo de tela de mi braguita y junto con mis dedos, se introduce en mí.

Joder, no sabes el placer que me estas dando cuando metes tu dedo junto a los míos.

Ya no aguanto más, cierro las piernas, estrujo tu dedo con los míos.

Gimo.

Grito.

Abro los ojos.

Te veo casi pegado a mi boca.

Quiero morderte el labio.

No me dejas que lo haga, por tanto, ahora quiero que me guíes tú y me preguntas:

— ¿Quieres otro o prefieres que siga con la cena?

No pienso responderte, quiero que me hagas lo que sabes hacerme.

Abro mis piernas.

Metes otro dedo.

Saco los míos, mojados, empapados, chorreando.

Los llevo a tu boca, que los engullen hasta casi desaparecer dentro de ella.

Sé que te gusta mi sabor, es una de las cosas que siempre me has dicho, que te vuelve loco.

Pero yo quiero volverme loca con tu sabor.

Como no te respondo, empiezas a follarme con esos dos dedos.

Joder, tenemos que asegurar tus dedos y manos, esto es lujuria bestial.

Metes y sacas tus dedos de mi coño de tal manera que no sé si son dos, tres o más, pero que vibraciones me haces tener dentro de mi coño.

Y vuelvo a oír tu voz que me pone perra perdida:

— ¿Quieres la mano entera o prefieres que te robe unos orgasmos más?

Sabes hacer que me vuelva loca solo con tus preguntas.

No te respondo.

Me bajo la braguita.

Abro mis piernas.

Mis manos tocan mis pezones duros.

Te dejo que me folles con lo que te dé la gana.

Tus dedos ya son cuatro.

Joder, me estas follando y aún no te he mamado lo que luego quiero que me folle de verdad.

Mi cuerpo con cuatro dedos ya empieza a temblar.

No voy a poder aguantar más y lo sabes.

Cuatro son el clímax de mi orgasmo.

Me agarras de una de mis tetas, la exprimes.

Aceleras las metidas de tus cuatro dedos, tanto que ahora si, lo siento, me meoooooo.

Y de mi coño sale un chorro.

Te ríes.

Lo has conseguido.

Otra vez.

Sacas tus cuatro dedos de mi coño, encharcado, mojado, corrido.

Te los llevas a tu boca, los chupas, los relames.

Me miras.

Te miro toda agitada y temblorosa por ese orgasmo que me has robado como solo tú sabes.

Me dices:

— Pero que zorra eres, mira que te gustan mis dedos dentro de tu coño.

Ahora si te respondo intentando recuperar mi respiración agitada por ese bestial orgasmo:

— Perdona, pero no soy una zorra. Soy tu zorra. Tú, mi cabrón.

Y me respondes casi riéndote del placer que siempre me das:

— Sabes que solo soy cabrón para ti, cuando tú sacas la zorra que llevas dentro.

— Ahora te dejo solo cinco segundo para que te recuperes, que quiero tragarme tus orgasmos que tienes saliendo de tu coño, para que así empecemos a jugar.

— Hoy toca…

No te dejo que lo digas, quiero que lo hagas.

Te alzo mis piernas, abiertas, quiero que me comas, como sabes hacerlo, y que tengas mi miel en tu boca, en tu perilla, para luego, cabalgar tu polla toda la noche.

By. Srta. Sorguiña

FETICHISMO SEXUAL.

Fetichismo Sexual

Hay quienes encuentran la excitación sexual con juguetes eróticos, prendas de vestir, hasta estatuas y máquinas.

Este tipo de conductas, en las que la excitación sexual o el alcance del orgasmo son únicamente a través de un objeto, se la conoce como fetichismo sexual. Veamos en que consiste.

El fetichismo sexual se trata de una conducta inofensiva y que no es considerada como enfermedad, excepto en los casos en que sea una conducta recurrente que se da al menos durante 6 meses, que resulta imprescindible para la excitación sexual. De no ser así es simplemente considerado como una manifestación sexual.

De acuerdo a la definición de Freud, el fetichismo sexual es una parafilia en la que el objeto de deseo es un objeto inanimado. Esto puede darse en el olor de una persona, el cabello, las piernas, los pies, etc. Los fetichismos están más asociados a los hombres y hay algunos que son muy populares como el coleccionar bombachas, usar cuero, pelucas, el uso de zapatos de taco durante el sexo, entre otros. No hay una explicación de por qué tienen lugar estos fetichismos.

El fetichismo sexual tiene que ver con fantasías sexuales que son recurrentes y que resultan muy excitantes, son impulsos o comportamientos sexuales ligados a determinados objetos.

Como mencionamos antes, una gran parte de los fetiches son normales, ya que socialmente se han generado algunos conceptos que relacionan determinados objetos con el placer sexual, eso se ha ido incorporando en las personas y se ha vuelto algo normal.

Existen también una serie de opciones de fetichismo sexual que son extraños y poco comunes:

📌La ursusagalamotofilia es el usar felpa o botas largas al momento de tener relaciones sexuales, así como buscar personas similares para tener sexo. Este fetichismo sexual es bastante común.

📌El parcialismo es la excitación por una parte del cuerpo específica, como pueden ser los pies de una mujer usando zapatos de taco alto. Hay algunos de estos objetos y partes del cuerpo que también son considerados como comunes, como el caso de los zapatos de taco y los pies.

📌La agalmatofilia es la atracción por los maniquíes. Muchas veces también se traslada la excitación a estatuas y demás objetos estáticos. En este tipo de fetichismo sexual hay distintos niveles, ya que hay personas que roban los objetos para mantener relaciones sexuales con ellos.

📌La fomicofilia es el placer sexual que producen los insectos desplazándose a lo largo del cuerpo y, en especial, por la zona genital. En algunos lugares como Japón es más común el uso de por ejemplo anguilas para estimulación sexual.

📌La dacrofilia está relacionada con las lágrimas, que tienen determinada composición química y que producen excitación en algunas personas. Estas personas, se excitan lamiendo o bebiendo lágrimas.

📌La mecanofilia tiene que ver con el avance de las máquinas. Son muchas las personas que se excitan, no solo con las máquinas imaginándose teniendo sexo, sino que hay personas que tienen sexo con la máquina. Este es, probablemente el fetichismo sexual del futuro.

Cuidate mucho mucho y que te mimen más. Gracias por leer nuestro Blog, tú blog molón favorito. Hasta pronto.

By. Enrique Carro Pardo

Diez errores que las mujeres deben evitar al hacer el amor

“Nadie es perfecto” dice el viejo dicho aunque a veces es importante buscar la perfección o mejor la excelencia.

En lo que a sexo se refiere es bueno estar bien preparadas, pues sino el momento pierde el encanto y transforma en una tortura para ti o tú pareja.

Para que ello no ocurra hay que evitar algunos errores.

✒️Aquí van los diez más frecuentes:

📌1. Sentirte avergonzada.

El sexo es una actividad normal. Muestra abierta a las nuevas experiencias que él te propone. Hasta que no pruebes no sabrás si te gustan o no…..

📌2. Apegarse a la rutina.

No establezcas una agenda para hacer el amor. Sé espontánea y busca romper la rutina, en cuanto a horarios, lugares y posturas. Algunos consejos que siempre funcionan para escapar de lo diario: ambientar la habitación (con velas y música), usar lencería sugestiva o un juguete sexual.

📌3. Comparar su físico con el de tus ex.

Quizás su miembro no tenga las mismas proporciones como otros que conociste pero… ¡no se lo digas! Las comparaciones no deben ser motivo de conversación mientras hacen el amor.

📌4. Adoptar una actitud pasiva.

Aunque a muchos hombres les gusta llevar la voz de mando no todos son así. A otros también les gusta saber que están copulando con un ser vivo. No está mal que a veces tomes la iniciativa o que demuestres tu excitación, eso lo motivará aún más a él.

📌5. Mostrarte enfadada o decepcionada si no logra la erección.

Él, como tú, es un ser humano y no un consolador siempre listo para satisfacer tus deseos. Es común que eso le sucede a los hombres y más si se sienten presionados.(qué los hay)

Ten en cuenta que su periodo refractario es más largo que el de las mujeres. No le pidas un segundo plato si él aún no está listo. Si estás en tú ciclo menstrual infórmaselo antes, pues podría ser que no le guste hacerlo en esas circunstancias.

📌6. No dejarse llevar, estar con la cabeza en otra parte.

A la hora del sexo los problemas del trabajo, la familia y las deudas quedan a un lado. Tampoco te obsesiones por alcanzar el orgasmo junto con él. Es normal que los dos tengan tiempos diferentes. Tampoco finjas el orgasmo, él podría darse cuenta y decepcionarse.

Además, eso te serviría para salir del paso una vez ¿y después? Lo mejor es que hablarlo y buscar la forma que te resulte más placentera.

📌7. Olvidar los juegos previos.

Que los hombres disfrutan sólo con la penetración es un mito. Tomate tú tiempo para acariciar su miembro. Y, a menos que él te lo pida, no se lo estrujes como si se trataran de juegos quita-estrés.

📌8. Utilizar juguetes sexuales o pornografía sin consultarle.

Si no hay suficiente confianza puede que se ofenda al interpretar que su cuerpo no es suficiente satisfacción para ti.

📌9. Lamentarse de lo mal que te va.

Concéntrate en el aquí y ahora, se supone que vas a pasar un rato fenomenal que te va a hacer olvidar de todo. Cuando todo termina no salgas como loca a recoger la ropa del suelo o a limpiar lo que se ensució. Se perderá toda la magia. A menos que estén consolidados no le hables del futuro.

📌10. Mostrar inseguridad o complejos de último momento.

Si ya calentaste el asunto hasta llegar a estar los dos a solas en una habitación, ahora trata de disfrutar del momento. No darás buena imagen si sales escapando.

Cuidate mucho mucho y que te mimen más…Gracias por elegirnos nuevamente para tú lectura.

By. Enrique Carro Pardo

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑